Get Your Premium Membership

La hora en que sale el mal

El sueño se me hizo pesado y, de pronto, me llegaron olores a pasadizos secretos, herrumbrosos y abandonados. Abrí los ojos y tropecé con el vacío. “¿Cuál es el tiempo?” Las metálicas y enormes manecillas en la vetusta pared de la cuarteada iglesia, fundada en la pálida plaza, indicaron las tres. “¡Las tres!” Era la hora en que el amo del mal, gobernando perversas legiones sulfúricas sobre caballos alazanes y mortìferos, rondaba con odio y artimañas la parte negra de la tierra. En el frio que pasaba, en los quejidos profundos, en el ardor de una terrible mirada, en el chirriar de puertas cansadas y en el tambalear de putrefactos ataúdes, yo, inclinado en el espanto, sentí el desasosiego y la insalvable amenaza.

Copyright © | Year Posted 2016




Post Comments

Poetrysoup is an environment of encouragement and growth so only provide specific positive comments that indicate what you appreciate about the poem.

Please Login to post a comment

A comment has not been posted for this poem. Encourage a poet by being the first to comment.